Suela: cuatro caminatas

Descarga este número

Agosto

Estuve tres semanas encerrado cuando comenzó la cuarentena. Jamás lo había estado tanto. Antes de la restricción total salía a tomar latas en la plaza Victoria de Valparaíso. Lo hice hasta que los militares avanzaron como un juego alrededor. Diría que recordé unos versos de Blanca Varela («Pero todos los pasos / juntos amándose y matándose, / suman, son un hombre que camina, / un peligroso instrumento contra la paz»), pero es mentira.

Mi única arma es el líquido que tiro a la suela al volver a casa. Y la depuse. Acepté entonces el encierro, el claustro, el castigo, la asepsia. El voto fue la inmovilidad hasta no dar más, hallar la excusa de liberarme.

Cuando salí a buscar un colectivo para el plan de Valparaíso, no había transporte público. Caminé hacia abajo y al ver el mar en la pasarela mis ojos se humedecieron. Recordé las descripciones de los narradores sociales chilenos, que tenían metáforas hoy raras, palabras para esa primera y profunda impresión que les causaba el mar.

… una tersa lámina de estaño

(Gonzalo Drago, Purgatorio)

Una mancha plomiza invadió el horizonte y se extendió hasta la invisible lejanía

(José Santos González Vera, Vidas mínimas)

Raras. Pero yo no pude escribir ninguna. El colectivo se deslizó rápido por el borde costero y el mar se fue de mi vista al llegar a Barón. Hasta el verano, mi taller estaba en el Barrio Puerto, y todos los días caminaba de entrada, salida y hora de almuerzo entre edificios arruinados, mendigos y trabajadores. Yo pegaba en el barrio por el olor a comida que se colaba en el edificio a mi ropa y pelo.

De noche se ponía complicado (peludo) y no había nadie en la calle. Ahora la noche se había adelantado para Valparaíso con la pandemia y el toque de queda; a las seis de la tarde ya la ciudad era una de fantasmas. Lo único eran los rucos, esas casuchas hechas de cartón que son un ecosistema con colchón dentro. Sacadas las capas que fluían alrededor, solo ellas se veían. Pero eso en el otro barrio. Acá, ni siquiera.

Siguiente columna

 

Atravesé los delgados pasajes adoquinados que ni siquiera tenían olor a orina, bien atento (aguja), porque son innumerables los asaltados allí. Vi la Escalera Cienfuegos, retratada por Sergio Larraín un día de lluvia perfecto para descrestarse con sus delgados peldaños, y la encaré. La ciudad sentimental me recordaba a una mujer gritando arriba a un tío imaginario para que no nos colgaran las sombras desparramadas en los escalones. Corrí hacia arriba, cosa que no haría jamás por su largo, de la emoción de poder desgastar mi cuerpo otra vez. Bajé un poco y llegué a la casa donde me esperaban.

Era una casa prestada a un viejo amigo con el que había vuelto a trabajar. La casa era gigante, dos pisos, varias habitaciones y dos miradores. Pero seguía siendo una casa porteña, media irregular. Desde los miradores se ve la plaza Echaurren, donde siete años atrás montaba La plaza de la miseria, la estampa de Carlos Pezoa Véliz que describía el ambiente de 1900. El año pasado le mostraba a Sergio Chejfec el lugar, ¿qué harán ahora los escritores que caminan?

Ahora la plaza era solo luces; ni un mendigo, ni una pastera, ni un lanza allí. Era una vieja fantasía de mucha gente que conocía: Valparaíso sin porteños, gentrificado, sin pobreza. No sé qué es la ciudad sin gente.

Recordé a Manuel Rojas. Una de las mejores caminatas de la literatura chilena es la de Lanchas en la bahía, donde su alter ego con el colega marino Rucio del Norte caminan por Echaurren y suben por Clave. La emoción del protagonista desborda, como lo hace la oferta sexual, los acentos, las voces y la música. Es una emoción muy porteña, que mucha gente viene a buscar acá y que ya no existe más. La había sentido muchas veces a lo largo de los años.

«Mas de pronto apareció una calle que serpenteaba perezosa sobre el cerro y en la que derecho en trecho veíanse luces rojas, blancas, azules, verdes, que colgaban de lo alto de las puertas y que al brillar en la noche con apagados fulgores daban la impresión de que la calle estaba iluminada a través de un grueso vidrio pintado de rojo, de blanco, de azul, de verde.»

Rebecca Solnit, en Wanderlust, detalla cómo las mujeres viven en peligro de caminar solas, y el relato iniciático de Rojas las muestra dueñas del barrio. Es que así son los puertos noctámbulos que negocian los cuerpos, más capitalismo que sororidad. Vamos a conocer a las mujeres,  escuché alguna vez en donde soy. Acá yo también las conocí de verdad, para bien y para mal. Las caminatas que coordinaban los pasos con ellas eran lo mejor, la gringa lo sabe escribir muy bien: «… este acto delicado de hacer calzar los ritmos de sus pasos alinea a dos personas emocional y corporalmente…».

En mis audífonos, el partido. Caminaba por calle Gabriela Mistral y desde ella el estadio parecía un espejismo de carretera.

Volví dentro de la casa y entré en una habitación donde había una prensa gigante y muchos lienzos enrollados. La casa es del Loro Coirón. Abrí uno para ver a la gente que no estaba, que moriría o estaba escondida y vi su lema, debajo de sus grabados: Como si la vida fuera a durar para siempre.

Septiembre

Una hora y media. Tres días a la semana. Ese es el tiempo que nos daban para caminar con menores de edad. Solnit observa agudamente que el caminante debe tener tiempo. Esta era la fantasía perversa entonces. Un partido de fútbol dura noventa minutos, los más largos si tu equipo es pésimo.

A las 16:30 nos colocamos las zapatillas en la puerta; amagábamos la plaza llena de niños y sus padres, de adolescentes. Caminamos hacia abajo a sorprendernos, solo a veces sucede. Bajo la Facultad de Arquitectura, por ejemplo, una escalera da a un lugar imposible de la Avenida España, que une Valparaíso y Viña del Mar a la velocidad de los que atravesaron tacos sanitarios, con peldaños sin barrer, cubiertos de hojas. A ninguna hora se podría continuar caminando por la vereda cortada. Una pareja de jóvenes come sushi en los escalones, sin mascarillas, olvidados en aquel lugar, los veo en los vidrios de las salas vacías.

Otras veces vamos a la piscina de Recreo, a los restos de ella. Atravesamos la pasarela y descendemos por una escalera de peldaños rotos que se adelgaza con una malla que ocupa la mitad de la base. Quizá no es tanto, pero el olor lo inunda todo, pasamos rápido. La piscina de Recreo era el panorama más glorioso de Viña del Mar hace mucho tiempo, y ahora es solo una ruina que se sigue usando recreativamente, con vista a los yates. En los vértices de la ruina un buzo se viste, se ven pescadores en las rocas, grupos de jóvenes equidistantes compartiendo cervezas de a litro. Por las piedras decoradas por la erosión caminamos.

Siguiente columna

En los restos de un muelle hay una madre en bikini con sus hijas, su piel de leche toma el color que desea. En la punta que da al mar hay una bailarina que conozco, con un hombre. Son tan bellos que no necesitan mascarillas. Nadie las lleva en realidad. Unas chicas un poco mayores que mi hija fuman y toman té. Lanzamos piedras lejos de las aves que bordean el agua o se hunden en ella. Me escondo de la inmensidad buscando, giro para ver la malla que cubre las cosas bajo la escalera, por arriba hay oxidados carros de supermercados. No sé para qué podrían servir en medio de Viña del Mar y Valparaíso. Un hombre se mete por arriba. Pone la radio. Imagino la pesca llevada a algún lugar, imagino reciclajes de los contenedores, imagino pasar las noches por acá, lejos de los demás mendigos del borde costero. Quizá es solo una bodega. El viento nos mueve, el sol no molesta. La madre se coloca calzas negras. Pasan acaso diez minutos y debemos volver para estar a la vuelta a la hora que corresponde. En dos semanas se llevaron a una pareja de amigos que curé en mi casa antes y a mi peluquera con sus dos hijas a la comisaría. Mi hija avanza primero y de nuevo siento el olor, en el ahora nacimiento de la escalera. Hay una página de un libro en el suelo, adherida por el engrudo del tiempo y la arena. Es un poema. El título es «La terrenidad es el sueño del pájaro». Miro el mar y lo dudo.

Octubre

Atravieso la pasarela para dejar a mi hija en la Estación Recreo, cada paso la hace rebotar. Tras su partida, miro al mar. El encuadre es un barco que parece quieto. Bajo al borde costero y camino al lado de los autos. El tráfico volvió a ser casi el mismo.

Por mi lado pasa gente en bicicleta que no está haciendo deporte, se transporta por necesidad así. Están fuera de forma, en bicis que les quedan chicas. Como las motos de los delivery, no son por gusto. Miro desde allí la escalera bajo Arquitectura. Cuento los segundos en que no pasan los autos. Uno, dos. Uno, dos. Uno. Ciento veinte y tres días duró el encierro en serio.

Dialogo tratando de sacar algo que me ayude, no sale nada. Peor, me pregunta qué hago aquí y hallo vil de admitir el utilitarismo del paseo.

Sigo avanzando. Hacia el mar veo los yates del club. Siete personas en total trabajan en mantenimiento, solo una no parece ser un trabajador. Siempre están parados los yates, porque es caro moverlos. Un caballero de edad de bolso cruzado mira hacia abajo y no creo que esté escribiendo para la Dossier. Mucho más allá, donde me acompañan el sol y los autos, hay otra pasarela. No tiene salida por el lado opuesto al mar, ingresa al Liceo Industrial. Subo a la pasarela de los estudiantes técnicos, y son tablones de madera, inestables, de diversos cafés. Las gaviotas están en todo el espacio, no se inmutan conmigo. Cuando me giro para volver, veo palmeras y mar.

Más adelante, Caleta Portales me recibe con su acción de trabajo pesquero. Una chica en bici me saluda por mi nombre y apellido, para y me habla, es menuda. No sé quién es. Tiene el pelo cobrizo. Nunca me había pasado, tiendo a recordar todos los rostros. Será distinto reconocer a alguien que camina hacia ti de forma inesperada, enmascarada y con lentes oscuros, como uno mismo. Solnit escribe «la idea de la ciudad como lugares de encuentros inmediatos» y ahora los imagino aletargados, con las múltiples posibilidades de descartarse. Iría así a las ferias del libro

Dialogo tratando de sacar algo que me ayude, no sale nada. Peor, me pregunta qué hago aquí y hallo vil de admitir el utilitarismo del paseo. «Mañana es sábado, es el último día que podré caminar.» Miento otra vez. Por los cerros la gente anda sin mascarilla, toma aire y es libre. Yo salgo de casa y camino o tomo colectivos que me dejan en casa de amigos con los que paso la tarde, cuando puedo. Podría caminar, pero no sentir el olor del mar. Tampoco puedo describirlo.

Sigue a la caleta y yo subo a la tercera pasarela. Sigo buscando en mi memoria su voz, pero las voces no las recuerdo. Me olvido de girar y decir qué se ve en la tercera pasarela.

Bajo, camino y vuelvo a subir en serio, ahora hacia Cerro Esperanza, por una delgada escalera, que va entre en un muro y la vegetación caótica de las quebradas. Las murallas amenazan: Si robai acá te rajo la wata. Paro a respirar y a mirar la gente en la playa, lejos, solo son puntos en la arena.

Noviembre

Bajé del bus cuando despuntaba el calor. En mis audífonos, el partido. Caminaba por calle Gabriela Mistral y desde ella el estadio parecía un espejismo de carretera. Nuevamente mis ojos se humedecieron. En un día sábado o domingo normal, andaría con gente con camisetas y banderas amarillas. No en medio de la semana a la hora de almuerzo.

Mandé un correo para tratar de ingresar a la cancha, pedían PCR el día anterior, entre muchas otras cosas. El programa Estadio Seguro partió mucho antes, y esta era otra fantasía, un fútbol sin público. Solo espectáculo televisivo, pagado e impoluto. Con clubes chicos dispuestos a la especulación de representantes.

Las calles se alargaban estando solo, y de Gabriela Mistral pasaba a los pasajes Altazor o Cagliostro. El bromista se preocupó de que Mistral no diera a ninguna calle, debía rodear el estadio de forma clásica si se quiere, por Yungay, una de esas calles que atravesaba el centro de Quillota.

Siguiente columna

Para un partido normal, habría entrado por el otro lado de la ciudad, iría al bar de la feria a tomar un vino con durazno antes del partido. Caminaría entonado, fermentando la emoción de la caravana espontánea. Esta vez, fuera de la cancha, me pegó la patada de olor a orina un bar medio cerrado, estación más cercana y clásica donde hinchas y/o viejos chicha veían el partido por cable por más que estuviera a metros.

Había alguien en las canchas auxiliares viendo el fútbol, seguí rondando el estadio. Guardias privados vigilaban el único acceso. Caminar me mostraba ángulos ingratos, asientos vacíos amarillos en la parte alta de las gradas, y cualquier día tampoco nadie se sienta tan arriba. Mientras, escuchaba los ruidos de un partido, gritos de los jugadores y técnicos, cosas que no se oyen desde la tribuna. Los ruidos eran a su vez la involución comunicativa, no se podían entender, porque eran gritos bajo el cansancio y el sol.

Escuché el gol, esa palabra sí que se podía entender en cualquier lugar. Con el desfase de Internet la radio me informó del tanto olímpico de Magallanes, el rival, que en el arco y en la banca tenía a clásicos archirrivales. La última vez que vi a la Academia acá habían venido con La Bandita, un grupo de viejos que tocaban temas nada que ver, cumbias instrumentales mientras jugaban.

Más allá había dos hinchas que miraban un pedazo de la cancha por un espacio de la reja. Quería seguir buscando, pensaba devolverme a las canchas auxiliares, pero acá estaba la pasión. Se veía gente sentada en preferencial, seguro dirigentes de ambos clubes, que no sentían nada. Un hincha gritaba como si estuviera en la barra brava, afónico, insultaba al arquero rival y el otro más callado le informaba. El de la voz rota transmitía por Instagram su versión del partido para nueve personas. El delay radial seguía, pero sin el audífono no tenía idea de lo que pasaba en el resto de la cancha.

Ya siendo tres agarrados al portón, insultábamos con la clase que se hace en el estadio al arquero y al central, que debe haber quedado hueón de tanto rechazar centros de cabeza. La cuca se estacionó a metros de nosotros. Se bajaba uno y otro paco, en la clásica labor disuasiva, pero ni siquiera nos hablaban. Monos en el portón, monos en la cancha, monos en la cuca, mientras el partido seguía. Magallanes ocupaba la camiseta de visita en homenaje al pueblo selknam, que lo hacía parecido al archirrival, que más encima en la noche anterior había clasificado a la tercera ronda de un torneo internacional.

Caminar, reconocer e ir al estadio cambiaron con la pandemia, pero el destino sigue cruel. Lo suavizaban, eso sí, las apariciones de los quillotanos que se programaron para pasar por fuera del estadio con sus camisetas, hermanas y bocinazos.

Habría sido épico empatar al final y romper la distancia social abrazados, así sucedería con tres hinchas solos del equipo que sea, pero esto no es un cuento o un post: no sucedió. Con el pitazo, el afónico soltó sus últimas cuerdas vocales y dijo «Más estoy en las malas. Vamos, San Luis». Mientras me iba vi el lienzo colgado en el sector de la barra ausente.

Sigue con...